Con más controles, apuntan a que el pan cueste entre $320 y $340

El secretario de Comercio recibió a referentes del sector. Panaderos culpan a los molinos por los últimos aumentos y pidieron que el Gobierno fiscalice a los que ingresaron al fideicomiso para abaratar los precios.

Con el objetivo de contener el precio del pan, el secretario de Comercio Interior, Martín Pollera, convocó a una mesa de trabajo con todos los actores de la cadena productiva y anunció la incorporación de más molinos al fideicomiso del trigo.

Las cámaras panaderas, por su parte, se comprometieron a mantener un precio «razonable» del pan en todo el país. También hubo avances con el sector fideero para acordar el precio de pastas secas.

“Fue una reunión muy productiva en la que dimos respuesta a varias preocupaciones del sector y en la que convocamos a una mesa para mejorar los mecanismos del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino (FETA) y defender sus productos pero siempre poniendo como prioridad el precio del pan», señaló Pollera.

Y aseguró: «Vamos a garantizar el pan en la mesa de los argentinos y argentinas”.

Durante el encuentro, el secretario escuchó las necesidades del sector y se plantearon opciones para llevar el pan a precios razonables para el bolsillo de las familias argentinas. En ese sentido, Pollera garantizó la continuidad del FETA y anunció la incorporación de ocho nuevos molinos. Asimismo, adelantó que se están completando los trámites de inclusión de otras nueve empresas molineras con lo que el FETA pasaría a contar con más del 50% de la molienda total de la harina de trigo.

Anunció también la conformación de una mesa con los proveedores de margarina, grasa y materia prima en general para incluir a todos los actores de la cadena de producción.

Además, el Gobierno nacional estableció un canal para recibir denuncias sobre los molinos que, formando parte del fideicomiso, no vendan la harina a precio subsidiado y en las próximas semanas se firmará una resolución para establecer una fecha límite en el mes de agosto para la incorporación de molinos al FETA.

En ese marco, los panaderos se comprometieron a garantizar el abastecimiento del pan a un precio razonable en todo el país. Así, el presidente de la Cámara de Panaderos de Salta, Daniel Romano, señaló que “fue una reunión muy fructífera en la que pudimos exponer todos los problemas que hacen al sector y encontrar soluciones a varios de ellos”.

Y remarcó: “Tenemos la certeza de que continúa el fideicomiso y se acordó también trabajar por los aumentos desmedidos que estamos teniendo en los insumos, especialmente en margarina y grasa”.

Por su parte, el presidente del Centro de Panaderos de Avellaneda, Gastón Mora, señaló que fue “una reunión muy buena” y recalcó que “el Secretario quiere ver el cambio en el bolsillo de la gente y llevar tranquilidad”. “Hay que generar herramientas de fiscalización para que las panaderías que están recibiendo la harina subsidiada no sean pícaras y vendan el pan con sobreprecios”, indicó.

Estuvieron presentes, entre otros, el presidente de la Cámara de Industriales Panaderos de la Ciudad de Buenos Aires, José Álvarez; el vicepresidente de esa entidad, Carlos Rey; el presidente de la Federación Industrial Panaderil de la Provincia de Buenos Aires (FIPPBA), Raúl Santoandré; el vicepresidente de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA), Dante Cauvet; y el presidente de FAIPA Tucumán, Pablo Albertus.

Previamente, Pollera recibió también al presidente de la Unión Industrial de Fideeros (UIFRA), Juan Manuel Airoldes; a Mariano Eguía, de Molinos Río de la Plata; y a Juan Fera, de Marolio.

“La reunión fue de carácter técnico y se estudiaron distintas soluciones, nos vamos conformar y con expectativas en alcanzar grandes avances”, indicó Airoldes al respecto.

En esa reunión, se garantizó la continuidad del FETA y se avanzó sobre las alternativas para mantener precios estables en el sector de pastas secas. En ese sentido, el Secretario pidió a analizar las propuestas mientras que desde UIFRA destacaron el trabajo en conjunto con el Gobierno nacional.

En tanto, un sector representativo de panaderías del sur del conurbano bonaerense acordó que el precio del pan debe fluctuar entre $320 y $340, pero puso como condición que la Secretaría de Comercio controle el costo de la harina que les entregan molinos que participan del fideicomiso del trigo.

“No vamos a avalar un precio del pan a $ 400. Nos pusimos de acuerdo en un pan de $ 320 o 340 pero sabemos que hay que generar herramientas de fiscalización para que muchas panaderías que están recibiendo harina subsidiada no sean pícaras y lo vendan a $ 400”, sostuvo Gastón Mora, titular del Centro de Panaderos 27 de Abril de Avellaneda.

Mora encabezó una delegación que fue recibida esta tarde por el Secretario de Comercio, Martín Pollera, en la que se analizó la problemática del sector.

El dirigente afirmó que habrá “mucho control en las panaderías y vamos a auditar el tema de los molinos. Queremos que no haya sobreprecio porque reciben fondos del Estado”.

Añadió que harán público a los molinos y a las panaderías que no cumplan con lo pactado.

El fideicomiso del Trigo no tiene un funcionamiento pleno debido a que el dinero recaudado ya habría sido aplicado y además hubo varias empresas que decidieron no participar o que directamente nunca recibieron lo prometido.

Más temprano Polera recibió a Juan Manuel Airoldes, presidente de la Unión Industriales Fideeros, y la conclusión fue similar.

Los empresarios le manifestaron su “inquietud por el acopio de los fideicomisos” que impiden operar con un “marco de certidumbre y equitativo para la fábrica de fideos”

“Nos vamos conformes y con la expectativa de tener avances esta semana y tener solución a principios de agosto”, señaló Airoldes. NA