Báez rozó la hazaña antes de quedar eliminado de Roland Garros

El tenista argentino no pudo aprovechar el “match point” que dispuso en el quinto set y lo pagó con la eliminación de Roland Garros, al caer hoy en la segunda ronda ante el alemán Alexander Zverev por 2-6, 4-6, 6-1, 6-2 y 7-5 en un maratónico partido.

Báez, ubicado en el puesto 36 del ranking mundial de la ATP, batalló durante tres horas y 38 minutos en la cancha Philippe Chatrier del complejo ubicado en el coqueto barrio parisino de Bois de Boulogne, antes de caer ante Zverev, número tres del planeta al que tuvo a maltraer.

El tenista nacido en San Martín hace 21 años y vencedor en la ronda inicial del serbio Dusan Lajovic (64), no pudo aprovechar el punto de partido que dispuso en el quinto set con el marcador 5-4 y el alemán al servicio 30/40, una lástima porque se trató de una de las mejores actuaciones de su carrera.

Báez, campeón este año en el ATP portugués de Estoril, jugó dos primeros sets en un nivel excelso en el que vapuleó al alemán.

Báez comenzó el partido con un quiebre (1/0), luego sacó a la perfección y logró otro más (4/1) para llevarse el parcial con un tenis impecable en apenas media hora.

En el segundo set el argentino no bajó jamás la intensidad y siguió jugando casi a la perfección, así quebró dos veces más para adelantarse 1/0, 3/0 y luego estiró a 4/0 con su servicio, ante un azorado Zverev que se sentía atrapado y no encontraba respuestas.

Báez se llevó el segundo parcial por 6-4 con un total de 13 “winners” y 12 errores no forzados, números que describieron su estrategia de arriesgar mucho, buscar el partido, sustentado en una derecha pesada, en su revés con slice y varios drops que levantaron al público.

Zverev edificó su reacción a partir del tercer set, cuando tomó la cancha y jugó mucho más angulado, así sus tiros comenzaron a hallar huecos en el argentino, que por momentos no controlaba su ansiedad y se apuraba, eso lo hizo fallar más de la cuenta.

El tenista nacido en Hamburgo hace 25 años, quien también le había ganado a Báez este año en el Masters 1000 de Roma, se llevó los dos sets por 6-1 y 6-2 y así la definición se estiró al quinto.

Báez desacostumbrado a jugar cinco sets, se mantuvo en partido hasta ese fatídico match point que podría haberle dado el mejor triunfo de su carrera, pero lo dejó escapar y eso se suele pagar ante tenistas de la jerarquía de Zverev, quien no volvió a fallar y se llevó el set por 7-5 para la victoria final.

La derrota de Báez se sumó a la que había sufrido más temprano otro argentino, el porteño Camilo Ugo Carabelli (155), quien le puso punto final a su aventura en París al caer en la segunda ronda ante el “top ten” canadiense Félix Auger Aliassime (9) por 6-0, 6-3 y 6-4, luego de dos horas y cuarto de juego.

El argentino de 22 años y surgido de la clasificación no olvidará jamás su primera experiencia en un Grand Slam, puesto que ganó tres partidos durísimos en la “qualy” y una vez en el cuadro principal superó en la ronda inicial al ruso Aslam Karatsev (41) en cinco sets.

Carabelli salió a jugar muy contenido ante Aliassime y perdió el set inicial en cero al cabo de 27 minutos, luego mejoró pero no le alcanzó para contener a un rival de jerarquía superior que estuvo muy concentrado para no sufrir como le había sucedido en la ronda inicial ante el peruano Juan Pablo Varillas (122), al que venció recién en el quinto set y tras haber perdido los dos primeros.

Con la derrota de Ugo Carabelli quedaron tres tenistas argentinos sobre un total de 11 que ingresaron al cuadro principal de singles: Diego Schwartzman, quien jugaba más tarde, Federico Delbonis y Pedro Cachín, quienes lo harán mañana.

El “Peque” Schwartzman (16) enfrentaba al español Jaume Munar (87) y de pasarlo lo espera el búlgaro Grigor Dimitrov (20) o el croata Borna Coric (275) en la tercera ronda.

Por su parte, el cordobés Cachín (153) enfrentará este jueves al francés Hugo Gastón (74) y el azuleño Delbonis (65) se medirá con el ruso Andrey Rublev (7).

En tanto, en el torneo de dobles protagonizaron un debut exitoso el marplatense Horacio Zeballos (6) y el catalán Marcel Granollers (7) con su triunfo en la ronda inicial sobre los franceses Ugo Humbert y Constant Lestienne por 7-5 y 6-2.

La jornada en Roland Garros fue denominada “súper miércoles” porque se presentaban el serbio Novak Djokovic (1), defensor del título, el español Rafael Nadal (5), 13 veces campeón en Roland Garros, y su compatriota Carlos Alcaraz (6), campeón este año en Río de Janeiro, Miami, Barcelona y Madrid.

Djokovic le ganó al eslovaco Alex Molcan (38) por 6-2, 6-3 y 7-6 (7-4), mientras que Nadal jugaba más tarde frente al francés Corentin Moutet (139) y Alcaraz contra su compatriota Albert Ramos (44).